I will always love you

Artista: Jorge Acero

Curaduría: David León

En la biografía de Paul Valery se cuenta que el poeta tenía en su habitación una pizarra, en la que con rigor científico descifraba nuevas ecuaciones para sus experimentos con el lenguaje. Los tableros que exhibo en la sala alterna surgieron a una pregunta sobre los soportes en la contemporaneidad; en especial de las pantallas plasma y las tablet. Y de cómo estos objetos absorbían TODO: textos, emociones, imágenes… etc.

El fenómeno de ver, hoy, es esférico como el ojo mismo (iris, pupila, cristalino). Por lo que la imagen se presiente con antelación a su aparición, el “dibujo” se cuela por la rendija de lo real, como memoria o nostalgia, como sustancia emocional de mirar el mundo, su esfera.

De esa sustancia emocional, surgió I WILL ALWAYS LOVE YOU, la emblemática canción de Witney Houston, que encierra una promesa de amor y un final de tragedia.

Los tableros han sido el soporte de las ideas y sus imágenes, la pantalla en la que se graban. Muestran un ejercicio corporal y el fenómeno mínimo de la mecánica de mirar, de contemplar, nos recuerdan el limite de la mirada.

“I will always love you” es también el titulo del mural o instalación de la sala.

Hay también un videoarte, hecho con viejos dibujos a lápiz y borrador en libretas argolladas. Se viraron a negativo y se hizo una animación lo mas análoga posible, para conservar su aura manual. El titulo surgió de una obra de Bruce Nauman : Blackboard / A ROSE HAS NO TEETH (Tablero / Una rosa no tiene dientes).

Jorge Acero. Artista

Sobre la curaduría

Circular presents (Daniel Tejada, Sergio Zapata, David León y Adrián Gaitán) es el actual estado deformativo al que llegó la relación entre Sergio, Adrían, Daniel y yo, que desde la academia estuvo mediada por hacer algo diferente por las artes distinto a quejarse y que devino en muestras hechas sin recursos económicos, resolviendo con lo que estaba a la mano cada formalismo expositivo: pedestales de sabanas de cama con estructura de alambre, iluminación dirigida con cartón, fichas técnicas escritas con carbón, letreros en papel aluminio con el nombre de la exposición entre muchos otros artificios. Había algo de reírse un poco de esos formalismos, pero sobre todo siempre hubo un convencimiento de que podíamos hacerlo mejor que muchos en términos de contenidos plásticos.

Y nos sentíamos dispuestos a apostarle, sobre todo lo demás, a hacer exposiciones y obra que generara respuesta en el espectador desde el resultado final de la imagen en la obra, de la manera mas intuitiva y no desde su contenido discursivo. Aún hoy es uno de los pocos principios que compartimos los integrantes del colectivo; y no es que haya una resistencia o malestar hacia la obra de arte que se hace desde el discurso, pero si la forma o la imagen no mueve, no pasa eso que nos interesa del arte.

Circular se forma en un momento en el que Zapata tenía mucha esperanzas de ganar una convocatoria que entregaba una bolsa para producción importante y no se la ganó, así que con Daniel Tejada se juntan para conseguir los recursos con la empresa privada para hacer “Obras Apócrifas” en el Museo de Arte Religioso y Étnico como una especie de revancha con las convocatorias en general y como una manera de probarnos que puede haber otras maneras de realizar los proyectos sin que sea a través de captar dineros de convocatorias y becas. Hacer esa muestra dentro de lo institucional, invitando a otros artistas que nos gustan como Julio Giraldo y Herlyng Ferla, nos dio la oportunidad de trabajar en conjunto, cosa que por el tipo de temperamento y maneras de trabajar de los integrantes del colectivo por separado había sido esquivo para todos.

Considero que lo que pasó allí en ese intercambio hizo que quisiéramos seguir trabajando con artistas y obras que nos gustaran. Me parece que de cierta manera las invitaciones que se han hecho han tenido que ver con ser una muestra de respeto y afecto por un lado, y por otro una manera de tratar de nutrirse y aprender de un artista o de una obra nos gusta.

Creo que por eso quisimos trabajar con Jorge Acero y en este caso en particular me parece que hablamos de un personaje a los que puede ser difícil acceder, pero cuya obra justamente no invita a entender, sino más bien a compartir un tipo de silencio o mutismo raro.

David León

Jorge Acero Liaschevsky
Medellín, Colombia (1968)

1989-1995 Artista plástico, Instituto Departamental de Bellas Artes Cali.
1996 Docente Bellas Artes Cali.
2006-2007 Docente Bellas Artes.
2012 Docente Facultad de Artes Plásticas, Unicauca.

Exposiciones individuales
Tableros (Nocturno). Galería Jenny Vilá, 2013
Ojalá pudiera ver todos los insectos al mismo tiempo. La Vitrina, Lugar a Dudas. Cali, 2007
Ojalá pudiera ver todos los insectos al mismo tiempo. Fundación Casa Proartes. Cali, 2006
El Corazón es un Ojo. Fundacion Casa Proartes. Cali, 2001
Premio Henry Matisse. Embajada de Francia. Bogotá, 1993

Relacionados