Fernell Franco: Revelado

Artista: Fernell Franco

Curaduría: María Wills Londoño

«Fernell Franco: Revelado» presenta, por primera vez en Cali, una mirada enfocada en los procesos fotográficos que Franco reinventó desde el campo de las artes. La muestra se da como cierre de una serie de exposiciones individuales internacionales en espacios tan prestigiosos como La Fondation Cartier de París, El Centro de la Imagen en Ciudad de México, que han confirmado la relevancia del trabajo de Franco desde la fotografía en su campo extendido.

Fernell Franco (Versalles 1942- Cali 2006), fotógrafo de formación autodidacta, empezó trabajando como fotocinero en las calles de Cali; pasó a ser reportero para periódicos, y de ahí saltó al mundo de la publicidad. Sin embargo, mientras realizaba todos estos distintos trabajos, desarrolló siembre una búsqueda personal con la fotografía, en series alrededor de temáticas como demoliciones, ruinas, y otros lugares sombríos que advertían sobre la decadencia y el olvido, tanto de la ciudad como de los que la habitan.

Su obra es un estudio de la oscuridad, de la sombra llevada al límite, que matizó o exageró en el laboratorio fotográfico. Trató de revertir los procesos tradicionales de la imagen al no aplicar químicos para su fijación, permitiendo que las fotos estuviesen “vivas”; también optó por hacer collages, a través de sacrilegios como romper la imagen para volverla a construir o también interviniéndola con aerógrafos, lápices y acrílicos.

Franco recorrió ampliamente la ciudad de Cali de la mano de Oscar Muñoz y Ever Astudillo, en búsqueda de imágenes e inspiración, y expusieron juntos en 1979 en una legendaria muestra en el Museo La Tertulia. Sin bien cada uno desarrolló una obra muy particular, resulta interesante notar cómo desde su estilo propio, todos revelan la forma en la que la fotografía y el dibujo se permean y contaminan. A los tres los unió el interés por la memoria urbana, al ser testigos de ruinas de una ciudad que primero fue transformada por la modernidad de cemento marcada por los Juegos Panamericanos del 71, y que después vivió los excesos del narcotráfico y la crisis tras su caída .

Franco siempre tuvo un marcado interés por registrar espacios en vía de extinción. Las series de Interiores por ejemplo, realizadas a finales de los años setenta son, más allá de testimonios sobre la cotidianidad de los inquilinatos de Cali, sublimes pinturas de luz y sombra. Captó como nadie la trascendencia que en las imágenes puede tener el contraste extremo en la iluminación. Y más allá, el contraste le interesó no solo como un concepto ligado a las condiciones meteorológicas de Cali, donde hay luces naturales enceguecedoras, sino también al contraste social que se veía en esta ciudad en acelerado crecimiento.

La presente muestra desea revelar la magia detrás del proceso fotográfico de Franco a través de algunas de sus series. En esta medida se podrán ver intentos, bocetos, hojas de contacto, que aunque no fueron pensadas para ser exhibidas, entendemos en muchos casos como obras de arte, a pesar de su condición inacabada. También por primera vez se levanta el filtro del blanco y negro (que Fernell usaba para la mayoría de sus trabajos artísticos) para dar una mirada a su archivo de diapositivas que entra dentro de sus investigaciones sobre el color popular.

Relacionados